Catalonia Flag United Kingdom Flag Spain Flag

Para el año 2017 se aprobó el 9 de diciembre un aumento del 8% en el salario mínimo interprofesional. Esto supone una subida de los 655,20 euros actuales a los 707,60 euros mensuales en 14 pagas.

Para este año 2016, el SMI aprobado fue de 655,20 euros al mes en 14 pagas. Desde 2012, el SMI apenas había subido: no subió en 2012, sí lo hizo en 2013 en un 0,6%; no subió en 2014 y en 2015 se incrementó en un 0,5%. La subida para el 2016 fue del 1%, lo que vino a ser de 6,6 euros mensuales.

Esta subida del 8%, sin embargo, se fija como el mayor aumento de una sola vez desde el año 1986, hace 30 años. El salario mínimo actual se sitúa en 9.172,8 euros mientras en 2017 alcanzará los 9.906,4 euros anuales.

Esta medida ha sido el requisito mínimo que ha establecido el Partido Socialista para apoyar al gobierno con el objetivo de déficit y de deuda para el próximo año. El Gobierno ha aceptado este aumento, por lo que mantuvo una reunión con los sindicatos y se aprobó esta propuesta por el Real Decreto-Ley 3/2016 de 2 de diciembre.

Un acercamiento a lo establecido en la Carta Social Europea.

La Carta Social Europea establece que el salario mínimo debe alcanzar el 60% del salario medio neto, esto es, a 950 euros en 2020. En este sentido el Congreso de los Diputados votó hace unas semanas una de las promesas de Unidos – Podemos: aumentar el SMI hasta alcanzar los 800 euros mensuales, (efectivos el 1 de enero de 2018) y de 950 euros mensuales,  a efectos de 1 de enero de 2020.

El permiso de paternidad se amplia a un mes

El permiso de paternidad será de un mes a partir del 1 de enero de 2017

El Gobierno ha confirmado, en rueda de prensa del Consejo de Ministros, la ampliación del permiso de paternidad, que será de un mes a partir de 2017. Esta medida ya se contemplaba en 2011 en la Ley de Igualdad, pero su puesta en marcha se ha estado demorado durante más de cinco años.  Se da la curiosa situación de que el actual Estatuto de los Trabajadores, ya contempla en su artículo 48.7  la duración del permiso de paternidad de cuatro semanas, pero hay una disposición transitoria que lo mantiene en 13 días y que es la que se derogará.

La necesidad de llegar a pactos con otras fuerzas políticas y las iniciativas parlamentarias de otros grupos han sido clave a la hora de incorporar esta mejora. El pasado 18 de octubre el Congreso de los Diputados aprobó una propuesta de la oposición, con 173 votos a favor, para aumentar progresivamente hasta las 16 semanas el permiso de paternidad, para lograr el objetivo de igualarlo con el de maternidad.

 

 

¿Qué es el permiso de paternidad?

La situación más frecuente es que cuando se produce el nacimiento de un hijo, si el padre o la madre están trabajando, es que tengan derecho a  un permiso retribuido. Es un tiempo durante el cual no se acude al trabajo y sin embargo se cobra el 100% de la base reguladora de su sueldo. En el caso de la madre, se habla de permiso de maternidad y dura con carácter general hasta 16 semanas.  En el caso del padre, su permiso dura dos semanas, que se aumentarán en 2017 hasta las cuatro.

Además de los nacimientos, el permiso de paternidad también existe cuando hay una adopción o acogimiento.  Por eso, se define como “el derecho del trabajador a percibir un subsidio durante los días de suspensión del contrato de trabajo, o cese en la actividad,  en caso de nacimiento de un hijo, adopción o acogimiento.”

El permiso de paternidad es un derecho del trabajador, por lo que puede decidir utilizarlo o no. Incluso una vez solicitado, puede decidir reincorporarse a su puesto de trabajo antes de la finalización del permiso.

¿Quién tiene derecho a este permiso?

En el caso de nacimiento de un hijo por parto de la madre, el permiso de paternidad lo puede solicitar únicamente el otro progenitor, ya que la madre tiene su propio permiso de maternidad.

Cuando hay adopción o acogimiento, si los dos progenitores trabajan deberán decidir cuál de ellos disfruta del permiso de paternidad, salvo que uno haya disfrutado del permiso de maternidad, el cuyo caso tan solo podrá disfrutar de paternidad el otro.

El permiso de paternidad, como el de maternidad, son permisos para trabajadores.  No se trata de una ayuda económica por ser padre o madre, sino que se permite unas semanas de descanso sin ir a trabajar pero sin dejar de cobrar el sueldo. El permiso de paternidad lo pueden pedir los trabajadores por cuenta ajena, los funcionarios, los autónomos, empleados de hogar, etc.

Para solicitar este permiso hay dos requisitos:

Estar afiliados y en alta o en situación asimilada al alta.

Tener cubierto un período de cotización de 180 días dentro de los 7 años inmediatamente anteriores a la fecha de inicio del período de suspensión o del permiso o, alternativamente, 360 días cotizados a lo largo de su vida laboral, con anterioridad a dicha fecha.

¿Cuánto se cobra?

Mientras disfruta del permiso de paternidad, el trabajador cobra el 100% de la base reguladora de su sueldo. Se toma como referencia la vigente al día de comienzo de disfrute del permiso, que la empresa comunicará a la Seguridad Social a través de un certificado de empresa.  El importe de permiso de paternidad lleva las correspondientes cotizaciones sociales y retenciones por IRPF.

 

Cómo solicitar el permiso de paternidad

Dónde se presenta la solicitud

El permiso de paternidad se solicita ante el INSS (Instituto Nacional de la Seguridad Social) o el Instituto Social de la Marina de dos formas posibles:

  1. a) El trámite se puede hacer por Internet (si se tiene certificado digital o DNI electrónico) registrándose en el portal web “Tu Seguridad Social” (https://sede-tu.seg-social.gob.es).
  2. b) La otra alternativa, que es la más habitual, es presentar la solicitud pidiendo cita previa en las oficinas del INSS (+info)

Documentación necesaria

El impreso de solicitud es el mismo que para el permiso de maternidad. Además, hay que adjuntar la documentación habitual:

En caso de nacimiento: el libro de familia o Certificación del hijo en el Registro Civil (si el registro no está automatizado)

En el caso de adopción o acogimiento: la resolución judicial.

DNI o documento acreditativo, el certificado de empresa, el número de cuenta bancaria.

Hay otra documentación adicional para situaciones particulares, que está explicada en el dorso del impreso: familias numerosas, familias mono parentales, trabajadores fijos discontinuos, a tiempo parcial, perceptores de prestaciones por desempleo, etc.

El TSJ de Madrid exime del IRPF la prestación por maternidad y abre la puerta a futuras reclamaciones

Una sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Madrid (sentencia 810/2016, de 6 de julio, sala de lo Contencioso-Administrativo, ponente: Sra. Ornosa Fernández) ha declarado que la prestación por maternidad que abona la Seguridad Social está exenta del IRPF, lo cual va en contra el criterio seguido por la Agencia Tributaria.

Ahora bien, el efecto de la sentencia se circunscribe al caso en litigio y no genera jurisprudencia ni obliga a la Agencia Tributaria a modificar su criterio, aunque si abre la puerta a que las contribuyentes que han cobrado la prestación por maternidad desde 2012 (los periodos anteriores están prescritos) reclamen la devolución del IRPF.

Es decir, Hacienda seguirá negando la exención y habrá que acudir a la vía de devolución, pero la sentencia parece que anima a solicitarla al concluir que esta prestación está incluida forzosamente en el tercer párrafo del artículo 7 h) LIRPF, que reconoce el beneficio tributario.

Si otros contribuyentes quisieran reclamar la devolución de estas cantidades, deberían acudir primero al Tribunal Económico Administrativo y, posteriormente, al Tribunal Superior de Justicia de la CCAA respectiva. Vía que, mientras no cambie la norma, es la adecuada para evitar la posible sanción por no tributar lo debido por la prestación.

Un sms animaba a reclamar la devolución

La prestación por maternidad de Seguridad Social durante las 16 semanas de baja por ese motivo por importe de la base de cotización, es abonada por ese organismo y se viene considerando rendimiento del trabajo por la Agencia Tributaria. ¿De dónde viene, pues, que el TSJ incluya esta prestación entre las rentas exentas de la Ley del IRPF (artículo 7 de la ley 35/2006, de 28 de noviembre)?

Un sms que se hizo viral en su día, instaba a los contribuyentes a reclamar la devolución del IRPF aplicado sobre las prestaciones por maternidad, en una interpretación del art. 7 h) de la Ley del IRPF contraria al criterio de Hacienda, que igualaba las prestaciones por maternidad satisfechas por la Seguridad Social (que tributaban como rendimientos del trabajo) y las percibidas de otros entes o administraciones (que estaban exentas).

Ello dio lugar a la presentación en la Agencia Tributaria de diversos escritos solicitando la rectificación de las declaraciones de IRPF de los ejercicios 2009 a 2012 para que se les devolviera lo correspondiente a la supuesta exención de las cantidades satisfechas por la Seguridad Social en concepto de prestación por maternidad.

 

 

El precepto de la «discordia»

El apartado h) del artículo 7 de la LIRF establece como “renta exenta” (que no de incluye por tanto en el hecho imponible):

«h) Las prestaciones familiares reguladas en el Capítulo IX del Título II del texto refundido de la Ley General de la Seguridad Social, aprobado por el Real Decreto Legislativo 1/1994, de 20 de junio, y las pensiones y los haberes pasivos de orfandad y a favor de nietos y hermanos, menores de veintidós años o incapacitados para todo trabajo, percibidos de los regímenes públicos de la Seguridad Social y clases pasivas.

Asimismo, las prestaciones reconocidas a los profesionales no integrados en el régimen especial de la Seguridad Social de los trabajadores por cuenta propia o autónomos por las mutualidades de previsión social que actúen como alternativas al régimen especial de la Seguridad Social mencionado, siempre que se trate de prestaciones en situaciones idénticas a las previstas en el párrafo anterior por la Seguridad Social para los profesionales integrados en dicho régimen especial. La cuantía exenta tendrá como límite el importe de la prestación máxima que reconozca la Seguridad Social por el concepto que corresponda. El exceso tributará como rendimiento del trabajo, entendiéndose producido, en caso de concurrencia de prestaciones de la Seguridad Social y de las mutualidades antes citadas, en las prestaciones de estas últimas.

Igualmente estarán exentas las demás prestaciones públicas por nacimiento, parto o adopción múltiple, adopción, hijos a cargo y orfandad.

También estarán exentas las prestaciones públicas por maternidad percibidas de las Comunidades Autónomas o entidades locales.»

La interpretación de los dos últimos párrafos de este artículo enfrenta a la Agencia Tributaria y a los tribunales, que han fallado a favor del contribuyente.

La sentencia del TSJ Madrid

En el caso que ahora resuelve el TSJ de Madrid, la actora recurre una decisión del Tribunal Económico Administrativo Regional de Madrid, que desestimaba su reclamación económica, al solicitar la rectificación de la autoliquidación de su declaración del IRPF en el ejercicio 2009.

 

La Sala, tal y como alegaba la actora, ya tuvo ocasión de pronunciarse respecto de la exención de la prestación por maternidad percibida de un ente público, en la Sentencia dictada en el recurso 1085/2007, el 3 de febrero de 2010 (Ponente Sr. Gallego Laguna).

En dicha sentencia, interpretaba de manera extensiva el artículo 7 h) de la LIRPF, entendiendo que la mención expresa de exención de las prestaciones percibidas de las comunidades autónomas o entidades locales, no hacían sino ampliar el contenido de los supuestos exentos. Según la Sala, la sistemática de dicho precepto no permitiría excluir las prestaciones por maternidad otorgadas por el Instituto Nacional de la Seguridad Social.

Pues bien, una vez señalado este antecedente en el que se daba la razón a la contribuyente, la Sala examina la redacción del art. 7 h) de la Ley 35/2006 IRPF aplicable en el ejercicio 2009, momento en el que se produce el hecho imponible, para concluir que la interpretación que realiza la AEAT de la regulación legal no es acertada.

Advierte el tribunal que en este año se añadió al texto legal un tercer párrafo en el precepto estudiado que se refería, en general, al alcance de la exención de las prestaciones públicas por nacimiento, parto o adopción múltiple, adopción, hijos a cargo y orfandad sin distinguir la procedencia de las mismas. La expresión “también estarán exentas” del párrafo cuarto de dicho precepto serviría para ampliar el beneficio fiscal a las prestaciones que tengan procedencia de otros entes públicos, ya sean locales o autonómicos.

Concluye el TSJ de Madrid que la prestación por maternidad percibida por la actora tiene que estar forzosamente incluida en el tercer párrafo del art. 7h) LIRPF, por lo que, estimando íntegramente el recurso presentado, reconoce su derecho a la devolución de la cantidad de 3.135,11€, con sus correspondientes intereses legales.

La AEAT emitió una nota informativa negando la exención fiscal

Ante eso, en 2013 la Agencia se vio obligada a emitir una nota informativa negando la exención fiscal.

En ella, la entidad reconocía que se habían «recibido en las oficinas de la AEAT diversos escritos solicitando la rectificación de las declaraciones de IRPF con solicitud de devolución para los ejercicios 2009 a 2012 en base a la posible exención de las cantidades satisfechas por la Seguridad Social, en concepto de prestación por maternidad, y que ha tenido su origen en la difusión masiva de mensajes telefónicos en los que se insta a la presentación de escritos ante la AEAT para todas aquellas personas que hubiesen percibido este tipo de prestación».

El órgano administrativo argumenta que las prestaciones por maternidad satisfechas por la Seguridad Social no están exentas, al no estar incluidas entre las contempladas por el precepto invocado (artículo 7. h) LIRPF), que sólo se refiere expresamente a las percibidas de las Comunidades Autónomas o entidades locales. Además, señala, estas prestaciones no se encuentran entre las reguladas en el capítulo IX del Título II del texto refundido de la Ley General de la Seguridad Social (que regula las prestaciones familiares).

Por tanto, para la Agencia Tributaria, las retribuciones satisfechas en forma de prestación por maternidad satisfechas por la Seguridad Social deben calificarse como rendimientos del trabajo, de acuerdo con lo dispuesto en la letra a) del apartado 2 del artículo 17 de la Ley 35/2006, de 28 de noviembre del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas.

Con eso, la cuestión entró en un punto muerto hasta ahora, en que el TSJ de Madrid ha dado la razón a una contribuyente que solicitó la devolución de 3.135 euros que pagó en concepto de IRPF al recibir una prestación por maternidad de 11.679 euros.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies