miércoles, 11 de diciembre de 2019

Teletrabajo, ¿cómo implantarlo?

En los últimos años se está implantando en muchas empresas el teletrabajo, una modalidad de prestación de servicios que ofrece múltiples ventajas tanto para empresa como para trabajador. Así, por ejemplo, la empresa verá reducidos sus costes al disminuir los suministros, se reducirá el alquiler pues podrá optar por alquilar un local más pequeño, y disminuirán también las contraprestaciones para la plantilla, como puede ser el pago del transporte.

Es una medida muy valorada por los afectados, ya que fomenta la conciliación laboral y familiar.

La implantación de esta modalidad de trabajo puede hacerse de forma progresiva, por ejemplo, empezando por un día a la semana e incrementándose a medida que se constate que todo funciona correctamente. Aunque no conviene efectuar distinciones, la empresa no está obligada a ofrecer la medida a toda la plantilla, puede proponerla únicamente a aquellos trabajadores que considere que mejor pueden encajar, o que, por su tipo de trabajo, les sea factible teletrabajar.

En cualquier caso, es conveniente formalizar el acuerdo por escrito y reflejar las siguientes cuestiones:

  • Naturaleza temporal: Conviene establecer períodos de disfrute concretos. Se debe fijar una duración concreta de forma que a su término se pueda hacer regresar al empleado a su centro habitual si se detecta, por ejemplo, que no es disciplinado o que los resultados no son los esperados.
  • Gastos: Se deberá recoger qué ocurrirá con los gastos y con las cuestiones relativas a los equipos de trabajo. Respecto a los suministros (electricidad, internet...), no suele abonarse ningún importe para compensar el sobrecoste en los consumos, ya que el coste adicional derivado del teletrabajo es mínimo. No obstante, a fin de evitar controversias, se puede abonar un pequeño complemento.
  • Control: Otro aspecto que conviene regular es el modo en el que el teletrabajador justificará su prestación de servicios. Se está admitiendo por la inspección de trabajo los programas informáticos que registran el inicio de la jornada de trabajo en el momento en el que se enciende el ordenador y la finalizan cuando el mismo se apaga.

Por último, se deberá comunicar al servicio de prevención los empleados adscritos al teletrabajo para que evalúe los riesgos del puesto.

Como hemos comentado, el teletrabajo supone múltiples ventajas, pero el pilar fundamental es la confianza en el trabajador y el compromiso del mismo con la organización. Sin estos dos pilares el teletrabajo está abocado al fracaso.

Autora: Ana Ascanio

 

Cookies

Baker Tilly utiliza cookies con el fin de mejorar continuamente sus servicios,  así como de mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta el uso de cookies. Para más información acerca del uso de las mismas o de cómo eliminarlas, haga clic en nuestra politica de cookies.