viernes, 4 de enero de 2019

Medidas laborales para 2019

El Consejo de Ministros celebrado el 28 de diciembre de 2018, aprobó el Real Decreto-ley 28/2018, de 28 de diciembre, para la revalorización de las pensiones públicas y otras medidas urgentes en materia social, laboral y de empleo.

Desde el departamento “Employment advisory” creemos que este Real Decreto establece importantes medidas laborales y de Seguridad Social que merecen ser destacadas a continuación:

  • Revalorización de las pensiones

Desde el 1 de enero de 2019 se aplica una revalorización inicial del 1,6% a las pensiones contributivas del Sistema y del 3% para las mínimas y SOVI, y para las pensiones no contributivas. El texto también recoge el aumento en 4 puntos del porcentaje de la base reguladora para el cálculo de la pensión de viudedad, que se suma a la mejora de otros 4 puntos aprobada por el Gobierno el pasado julio.

  • Bases y tipos de cotización para 2019

Se establece un tope máximo de la base de cotización de 4.070,10 euros mensuales, lo que supone un incremento del 7%. La base mínima del RETA se incrementa en un 1,25% y se fija por tanto en 944,40 euros.

En cuanto a la Tarifa de Primas de cotización por contingencias profesionales, el tipo mínimo pasa del 0,9% al 1,5%, suponiendo un incremento de la recaudación del 6%

  • Trabajadores autónomos

La norma también introduce novedades para este Colectivo en materia de Seguridad Social y prestaciones Sociales así como en la regulación del Trabajador Autónomo a tiempo parcial, siendo los principales cambios los siguientes:

La novedad más importante es la obligatoriedad de la cobertura de todas las contingencias: comunes (enfermedad común y accidente no laboral) y profesionales (accidente de trabajo y enfermedad profesional), cese de actividad – prestación que duplica su periodo de duración- y formación y prevención.

En cuanto a las aportaciones de los autónomos, se establece un incremento del 1,25% en la base mínima de cotización, que se fija en 944,40 euros. El tipo de cotización, se establece en el 30% en 2019, el 30,3% en 2020, 30,6% en 2021 y 31% en 2022.

De esta forma, la cuota mensual mínima de que pagaban la mayoría de los autónomos en 2018 (278 euros) aumentará aproximadamente en cinco euros mensuales desde el 1 de enero hasta 283 euros al mes (64 euros más al año). Por su parte, la cuota mínima mensual de los autónomos societarios se elevará en 6,89 euros al mes (83 al año).

Este régimen de cotización de los trabajadores por cuenta propia tiene un carácter provisional, y está previsto sustituirlo el próximo año por un sistema basado en los ingresos reales.

Una de las principales mejoras que se consigue con este incremento de cotizaciones es del cobro de la prestación por cese de actividad por el doble de tiempo. Anteriormente, el periodo mínimo y máximo de prestación era 2 y 12 meses respectivamente, mientras que, a partir del 1 de enero de 2019, pasa a ser de 4 (si se han cotizado entre 12 y 17 meses por cese de actividad) a 24 meses (si se han cotizado de 48 meses en adelante).

Por otro lado, los autónomos tendrán derecho a cobrar la prestación por accidente de trabajo o enfermedad profesional desde el primer día de baja. Además, podrán no abonar la cuota a la Seguridad Social a partir del segundo mes en caso de baja por enfermedad o incapacitación temporal hasta el momento del alta.

También se modifica la tarifa plana autónomos. Durante los primeros 12 meses: si se cotiza por base mínima, 60 euros (51,50 contingencias comunes; 8,50 contingencias profesionales); si se cotiza por encima de base mínima, se reduce la cuota por contingencia común un 80%. A partir del mes 13 al 24: se aplican reducciones sobre la cuota que correspondería. Se amplía también la tarifa plana de los trabajadores encuadrados en el sistema especial agrario.

Se vuelve a aplazar la entrada en vigor de la posibilidad de darse de alta como autónomo a tiempo parcial. La norma establece expresamente en la disposición adicional segunda que se aplaza la entrada en vigor de lo previsto en los artículos 1.1, primer párrafo; 24, segundo párrafo; y 25.4 de la Ley 20/2007, de 11 de julio, del Estatuto del Trabajo Autónomo, en todo lo relativo a los trabajadores por cuenta propia que ejerzan su actividad a tiempo parcial. Según la exposición de motivos, la causa del aplazamiento es que no se han podido determinar todavía cuáles podrían ser las condiciones necesarias que permitan extender a tales trabajadores la normativa reguladora del trabajo a tiempo parcial, que por estar prevista para trabajadores por cuenta ajena, que dependen de un empresario, no es extensible directamente a los trabajadores por cuenta propia, por lo que la entrada en vigor de estos preceptos podría provocar graves problemas para su aplicación.

  • Falsos autónomos

Dado que la base mínima de cotización al RETA (944,40 euros) se sitúa por debajo del SMI (1050 € en 12 pagas), el Real Decreto-ley incorpora un nuevo tipo de infracción laboral grave para prevenir la posible utilización de la figura del falso autónomo cuando se dé de baja a un trabajador por cuenta ajena pese a que continúe la misma actividad laboral o mantenga idéntica prestación de servicios, sirviéndose de un alta indebida en el RETA (infracción por cada uno de los trabajadores afectados). En este sentido, la multa podría alcanzar entre 3.126 y 10.000 euros.

  • Derogación de contratos e incentivos vinculados a la tasa de desempleo del 15%

Se deroga expresamente las medidas contractuales e incentivos a la contratación vinculada a una tasa de desempleo superior al 15 %

En este sentido, se derogan:

– El contrato indefinido de apoyo a emprendedores.
– La posibilidad de celebrar contratos de formación y aprendizaje con personas de entre 25 y 30 años.
– Los incentivos a la contratación a tiempo parcial con vinculación formativa.
– La contratación indefinida de un joven por microempresas y empresarios autónomos.
– Los incentivos a la contratación en nuevos proyectos de emprendimiento joven.
– El contrato al primer empleo joven.
– Los incentivos a los contratos en prácticas.

En todo caso, se consideran válidos los contratos, así como en su caso los incentivos correspondientes, que se hayan celebrado desde el 15 de octubre de 2018 (fecha de publicación de la Encuesta de Población Activa del tercer trimestre de 2018), hasta la fecha de entrada en vigor de este real decreto-ley, al amparo de la normativa vigente en el momento de su celebración, que se considera plenamente aplicable a estos contratos e incentivos hasta el momento de su derogación o modificación.

  • Obligación de alta en la Seguridad Social en caso de prácticas

Se deberá incluir en el Régimen General de la Seguridad Social a quienes participen en programas de formación, prácticas no laborales o prácticas académicas externas. La obligación alcanza también a las prácticas no remuneradas, que antes estaban excluidas.

Los alumnos quedarán por tanto comprendidos en el Régimen de la Seguridad Social, como asimilados a trabajadores por cuenta ajena, con exclusión de la protección por desempleo.

No obstante, es importante destacar que esta medida aún no ha entrado en vigor, dado que la misma norma establece que se aplicará a los alumnos cuya participación en programas de formación o realización de prácticas no laborales y académicas, de carácter no remunerado, comience a partir del primer día del mes siguiente a la entrada en vigor de la norma reglamentaria que lo desarrolle, por lo que se deberá esperar a que sea desarrollado por el reglamento correspondiente.

  • Recargo en los contratos temporales de corta duración

Otra de las medidas importantes se refiere a la necesidad de luchar contra el abuso en la celebración de contratos temporales de corta duración. Así pues, se modifica el art. 151 de la Ley General de la Seguridad Social e incrementa la cuota empresarial a la Seguridad Social por contingencias comunes por la celebración de este tipo de contratos hasta el 40% (contratos de duración igual o inferior a 5 días). Anteriormente, el recargo estaba fijado en un 36% para los contratos de duración igual o inferior a 7 días. el recargo sobre la cuota empresarial pasa del 36 al 40 por ciento. 

  • Regreso de las cláusulas de jubilación forzosa en los Convenios Colectivos

Se incorpora una modificación del Estatuto de los Trabajadores mediante la que permite a los convenios colectivos a establecer cláusulas que posibiliten la extinción del contrato de trabajo por cumplimiento de la edad legal de jubilación, siempre y cuando tengan derecho al cien por cien de la pensión de jubilación y la medida esté vinculada a objetivos coherentes de política de empleo tales como el relevo generacional o cualesquiera otras dirigidas a favorecer la calidad del empleo.

  • Suspensión temporal del sistema de reducción de las cotizaciones por contingencias profesionales por disminución de la siniestralidad laboral.

Se suspende la aplicación del sistema de reducción de las cotizaciones por contingencias profesionales a las empresas que hayan disminuido de manera considerable la siniestralidad laboral, prevista en el Real Decreto 231/2017, de 10 de marzo, para las cotizaciones que se generen durante el año 2019. Esta suspensión se extenderá hasta que el Gobierno proceda a la reforma del citado real decreto, que deberá producirse a lo largo del año 2019.

Cookies

Baker Tilly utiliza cookies con el fin de mejorar continuamente sus servicios,  así como de mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta el uso de cookies. Para más información acerca del uso de las mismas o de cómo eliminarlas, haga clic en nuestra politica de cookies.