lunes, 29 de junio de 2020

Prórroga de los ERTEs por Fuerza Mayor hasta el 30 de septiembre

Finalmente, se ha aprobado el RD Ley 24/2020 publicado en el BOE del sábado 27 de junio, donde se recogen una serie de nuevas medidas para empresas y autónomos con vigencia hasta el próximo 30 de septiembre, y todo ello tras el acuerdo firmado entre el Gobierno y los agentes sociales después de varias reuniones mantenidas a lo largo de las últimas semanas.

El acuerdo suscrito recoge una serie de medidas destinadas a proteger el empleo siendo sin duda la más destacada la prórroga de los ERTE´s por Fuerza Mayor hasta el 30 de septiembre.

1. En relación a los ERTEs por Fuerza Mayor, además de la anunciada prórroga, también se recoge que:

  • Únicamente resultarán aplicables las medidas para los ERTEs de fuerza mayor (regulados en el art. 22 del RD-Ley 8/2020) a los expedientes que hayan sido solicitados antes de la entrada en vigor de este RD y, como máximo, hasta el 30 de septiembre de 2020.
  • Las empresas y entidades afectadas por estos expedientes deberán reincorporar a los trabajadores afectados por medidas de regulación temporal de empleo, en la medida necesaria para el desarrollo de su actividad, primando los ajustes en términos de reducción de jornada.
  • Las empresas deberán comunicar a la autoridad laboral la renuncia total, en su caso, al ERTE autorizado, en el plazo de 15 días desde la fecha de efectos de aquella.

La renuncia por parte de estas empresas y entidades a los ERTEs o, en su caso, la suspensión o regularización del pago de las prestaciones que deriven de su modificación, se efectuará previa comunicación de éstas al SEPE de las variaciones en los datos contenidos en la solicitud colectiva inicial de acceso a la protección por desempleo.

En todo caso, estas empresas y entidades deberán comunicar al SEPE aquellas variaciones que se refieran a la finalización de la aplicación de la medida respecto a la totalidad o a una parte de las personas afectadas. Deberán comunicar bien el número de éstas o bien en el porcentaje de actividad parcial de su jornada individual, cuando la flexibilización de las medidas de restricción que afectan a la actividad de la empresa permita la reincorporación al trabajo efectivo de aquella.

Una de las novedades del RD Ley 24/2020 es que las empresas afectadas por un ERTE, no pueden realizar horas extraordinarias, establecer nuevas externalizaciones de la actividad ni tampoco concertar nuevas contrataciones, sean directas o indirectas. No obstante, se prevé una excepción a esta prohibición, pues puede acudirse a estas vías si las personas afectadas por el ERTE y según recoge el propio RD “no puedan, por formación, capacitación u otras razones objetivas y justificadas, desarrollar las funciones encomendadas a aquellas, previa información al respecto por parte de la empresa a la representación legal de las personas trabajadoras”.

2. ERTEs por causas ETOP (causas económicas, técnicas, organizativas y de producción):

Otra novedad es que la tramitación de estos expedientes podrá iniciarse mientras esté vigente un ERTE por Fuerza Mayor.

Cuando el expediente de regulación temporal de empleo por causas ETOP se inicie tras la finalización de un ERTE por Fuerza Mayor, la fecha de efectos de aquel se retrotraerá a la fecha de finalización de este.

Los ERTEs ETOP que ya se estuvieran aplicando antes del presente RD seguirán siendo aplicables en los términos previstos en la comunicación final de la empresa y hasta el término referido en la misma.

Al igual que en los ERTEs por Fuerza Mayor, no podrán realizarse horas extraordinarias, establecerse nuevas externalizaciones de la actividad ni concertarse nuevas contrataciones, sean directas o indirectas. La única excepción es, como en el caso anterior, cuando los trabajadores no puedan, por formación, capacitación u otras razones objetivas y justificadas, desarrollar las funciones encomendadas a los nuevos trabajadores que se contraten, previa información al respecto por parte de la empresa a los representantes de los trabajadores.

3. Exoneración de cuotas tanto en ERTEs por Fuerza Mayor como y, por vez primera, en ERTEs ETOP:

Las empresas que se encuentran en una situación de ERTE por Fuerza Mayor parcial se podrán beneficiar de las exoneraciones que a continuación recogemos, y ello hasta el 30 septiembre:

Ver cuadro elaborado por el Ministerio de Seguridad Social:

Como podemos observar se efectúa una distinción entre las empresas que se encuentran en Fuerza Mayor parcial (porque ya han recuperado a trabajadores del ERTE) y las empresas que todavía se encuentran en Fuerza Mayor total porque no han podido reiniciar su actividad.

Así, para las empresas que se encuentran en ERTE total se establece un periodo transitorio durante el cual se beneficiarán de exoneraciones decrecientes:

  • Las de menos de 50 trabajadores, obtendrán una bonificación en las cotizaciones del 70% en julio, 60% en agosto y 35% en septiembre.
  • Para las de 50 o más trabajadores este porcentaje de bonificación será del 50%, 40% y 25% respectivamente.

En cambio, para las empresas que se encuentren en ERTE parcial:

  • Las que tengan menos de 50 trabajadores disfrutarán de una exoneración del 60% de las cotizaciones sociales de aquellos que se reincorporen en los meses de julio, agosto y septiembre, y del 35% para los trabajadores que sigan con su empleo suspendido.
  • En el caso de empresas con más de 50 trabajadores estas exoneraciones serán del 40% para los que trabajadores que se reincorporen a la actividad y del 25% para los que permanezcan con su contrato suspendido.

Por primera vez, también se establecen exoneraciones en los ERTEs por causas ETOP:

Las empresas que hubieran decidido la suspensión de contratos o reducción de la jornada por causas ETOP relacionadas con el COVID-19, con las especialidades a las que se refiere el artículo 23 del Real Decreto-ley 8/2020, y con anterioridad a la entrada en vigor del presente
RD-Ley, así como aquellas empresas con un ERTE ETOP tras provenir de un ERTE por Fuerza Mayor, quedarán exoneradas del abono de la aportación empresarial a la cotización a la Seguridad Social y por conceptos de recaudación conjunta, en los porcentajes y condiciones
que se indican a continuación:

  • Respecto de las personas trabajadoras que reinicien su actividad a partir del 1 de julio de 2020 y de los períodos y porcentajes de jornada trabajados a partir de ese momento, resultarán de aplicación estas exenciones:

- La exención alcanzará el 60% de la aportación empresarial devengada en julio, agosto y septiembre de 2020, cuando la empresa hubiera tenido menos de 50 personas trabajadoras o asimiladas a las mismas en situación de alta en la Seguridad Social a 29 de febrero de 2020.

- Si en esa fecha la empresa hubiera tenido cincuenta o más personas trabajadoras o asimiladas a las mismas en situación de alta, la exención alcanzará el 40% de la aportación empresarial devengada en julio, agosto y septiembre de 2020.

  • Respecto de las personas trabajadoras de estas empresas con sus actividades suspendidas entre el 1 de julio y el 30 de septiembre de 2020, y de los periodos y porcentajes de jornada afectados por la suspensión, resultarán de aplicación estas exenciones:

- Respecto de las personas trabajadoras de estas empresas que continúen con sus actividades suspendidas a partir del 1 de julio de 2020 y de los periodos y porcentajes de jornada afectados por la suspensión, la exención alcanzará el 35 % de la aportación empresarial devengada en
julio, agosto y septiembre de 2020, cuando la empresa hubiera tenido menos de cincuenta personas trabajadoras o asimiladas a las mismas en
situación de alta en la Seguridad Social a 29 de febrero de 2020.

- Si en esa fecha la empresa hubiera tenido cincuenta o más personas trabajadoras o asimiladas a las mismas en situación de alta, la exención
alcanzará el 25% de la aportación empresarial devengada en julio, agosto y septiembre de 2020.

Por último, se prevén exoneraciones a las empresas en ERTE por Fuerza Mayor afectadas por nuevas restricciones o medidas de contención:

De esta forma las empresas que se vean afectadas por nuevas restricciones o medidas de contención, derivadas de eventuales rebrotes, la exoneración se aplica al abono de la aportación empresarial, así como del relativo a las cuotas por conceptos de recaudación conjunta, y se aplicará respecto de las personas trabajadoras adscritas y en alta en los códigos de cuenta de cotización de los centros de trabajo afectados, previa autorización de un expediente de regulación temporal de empleo de fuerza mayor. Para estos casos la exoneración será del 80% de la aportación empresarial devengada durante el periodo de cierre, y hasta el 30 de septiembre, cuando la empresa hubiera tenido menos de cincuenta personas trabajadoras o asimiladas a las mismas en situación de alta en la Seguridad Social a 29 de febrero de 2020.

Si en esa fecha la empresa hubiera tenido cincuenta o más personas trabajadoras o asimiladas a las mismas en situación de alta, la exención alcanzará el 60% de la aportación empresarial durante el periodo de cierre y hasta el 30 de septiembre.

4.- “Prohibición” de despidos y extinción de contratos temporales:

Se mantiene la prohibición contenida en los artículos 2 y 5 del Real Decreto-ley 9/2020, de 27 de marzo, que permanecerán vigentes hasta el 30 de septiembre de 2020.

Recordemos que el art. 2 del RD-Ley 9/2020 establece que la fuerza mayor y las causas ETOP no se podrán entender como justificativas del despido. Como ya hemos tenido ocasión de pronunciarnos en algún otro artículo, entendemos que, llegado el caso el despido debería ser calificado como improcedente, pero no nulo.

En relación al art. 5 referido a la finalización de contratos temporales también hemos tenido ocasión de pronunciarnos, entendiendo que el compromiso de mantenimiento del empleo tampoco se entenderá incumplido cuando el contrato se extinga por expiración del tiempo convenido o la realización de la obra o servicio que constituye su objeto o cuando no pueda realizarse de forma inmediata la actividad objeto de contratación.

Finalmente la DA 3ª atribuye a la Comisión de Seguimiento la función de valorar las medidas recogidas en RD Ley 24/2020 y de la evolución de la actividad económica y el empleo, así como el análisis de las eventuales medidas futuras para la protección del empleo y del tejido productivo, sin descartarse nuevas prórrogas o medidas adicionales en función de la evolución de la pandemia.

Cookies

Baker Tilly utiliza cookies con el fin de mejorar continuamente sus servicios,  así como de mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta el uso de cookies. Para más información acerca del uso de las mismas o de cómo eliminarlas, haga clic en nuestra politica de cookies.