lunes, 30 de marzo de 2020

Novedades Real Decreto - 30 de marzo

Como ya sabéis, los efectos de la pandemia provocada por el COVID-19, tanto en el ámbito social como en el económico, han obligado a los diferentes gobiernos a adoptar una serie de medidas para tratar de atenuar, en la medida de lo posible, las enormes dificultades a las que se están enfrentando trabajadores y empresarios.

A modo de recordatorio, os mostramos un breve resumen de la normativa que, hasta el momento, se ha ido adoptado en nuestro país.

 Daniel López  
Abogado  
Email  

 

 TeresaTeresa Aranda  
Especialista  
Email  

 El Gobierno de España aprobó inicialmente los Reales Decreto-Ley 6/2020 y 7/2020, el 10 y 12 de marzo respectivamente, a través de los cuales se establecían medidas urgentes para responder al impacto económico del COVID-19. El Real Decreto 463/2020, de 14 de marzo, a través del cual se declaró el estado de alarma, supuso la adopción de una serie de medidas en relación con la limitación de la movilidad de las personas, así como de las actividades sociales y económicas de nuestro país. A continuación, se aprobó el Real Decreto-Ley 8/2020, de 17 de marzo. Por su parte, el Real Decreto 465/2020, de 17 de marzo, vino a establecer una serie de modificaciones con respecto al anterior (463/2020), orientado, principalmente, a reforzar la protección de la salud pública y asegurar el funcionamiento de servicios públicos esenciales.

El Real Decreto 476/2020, de 27 de marzo, decretó la prórroga del estado de alarma, favoreciendo un mayor estancamiento del mercado laboral. El volumen de ERTEs presentados como consecuencia de ello, obligó a adoptar una serie de medidas recogidas en el Real Decreto-Ley 9/2020, de 27 de marzo. A través de esta nueva norma, se complementaron las medidas ya establecidas en el ámbito laboral por el Real Decreto-Ley anterior, centrándose en la suspensión de los contratos temporales, la limitación de la duración máxima de los ERTEs por coronavirus al estado de alarma, y estableciendo una prohibición de despidos relacionados con la crisis sanitaria.

Todas estas medidas han contribuido a contener el avance del COVID-19. Sin embargo, dado que la principal causa de los desplazamientos que se producen actualmente en nuestro país se deben a la necesidad de cumplir con actividades laborales y profesionales, hoy, 30 de marzo, y tras la reunión de ayer del Consejo de Ministros, se ha aprobado el Real Decreto-Ley 10/2020 de 29 de marzo.

El objetivo de este Real Decreto-Ley es la regulación de un permiso retribuido recuperable para las personas que trabajen en servicios no esenciales, ya que, desde el día de hoy hasta el 9 de abril, los trabajadores de actividades no esenciales deberán permanecer en sus casas. No obstante, para entender el alcance de esta nueva medida y antes de analizar el contenido del Real Decreto, es necesario conocer qué se entiende por servicios esenciales y cuál es su alcance.

La ley 8/2011, de 28 de abril, por la que se establecen medidas para la protección de las infraestructuras críticas, define como servicios esenciales el servicio necesario para el mantenimiento de las funciones sociales básicas, la salud, la seguridad, el bienestar social y económico de los ciudadanos, o el eficaz funcionamiento de las Instituciones del Estado y las Administraciones Públicas. A su vez, entiende como operadores críticos las entidades u organismos responsables de las inversiones o del funcionamiento diario de una instalación, red, sistema, o equipo físico o de tecnología de la información designada como infraestructura crítica con arreglo a la presente Ley. Es por ello que cabe distinguir tres tipos de servicios esenciales: operadores críticos, empresas y proveedores esenciales y actividades conexas.

  1. Operadores críticos esenciales. Para que una empresa u organismo sea considerado como operador crítico es necesario que al menos una de las infraestructuras por él gestionadas sea considerada infraestructura crítica. Según la Directiva europea 2008/114/CE del 8 de diciembre de 2008, una infraestructura es crítica cuando proporciona servicios esenciales y cuando su funcionamiento es indispensable. Además, es aquella que no permite soluciones alternativas, por lo que su eliminación supondría un grave impacto sobre los servicios esenciales. Es decir, estas infraestructuras otorgan apoyo a los sistemas más básicos a nivel social, económico, medioambiental y político.
  2. Empresas y proveedores esenciales para el abastecimiento de la población y de los propios servicios esenciales. Junto a los operadores críticos de la categoría anterior se sitúan las empresas y proveedores esenciales, entre las que se encuentran alojamientos turísticos, actividades industriales, tráfico y circulación…
  3. Actividades conexas. Se entienden dentro de este grupo aquellas actividades que, de algún modo, ofrecen suministro para el correcto desarrollo de ciertas actividades. No obstante, el problema surge a la hora de determinar cuáles de las empresas que realicen actividades conexas deben o no continuar con su actividad entre hoy, lunes 30 de marzo y el 9 de abril. No hay duda sobre la esencialidad de esta categoría como esencial (junto con las dos anteriores); no obstante, si la hay sobre qué actividades pueden ser categorizadas como actividades conexas.

De momento es ciertamente ambigua la situación en la que se encuentran este tipo de actividades, ya que corresponde tanto a las propias empresas que realizan actividades esenciales como las autoridades competentes, intentar delimitar la potencial incertidumbre sobre el alcance del concepto de actividad conexa.

Por otro lado, y ahora sí analizando el contenido del nuevo Real Decreto-Ley 10/2020, el permiso retribuido recuperable obligatorio (que se extenderá desde hoy 30 de marzo hasta el día 9 de abril, ambos inclusive) es de imperativa aplicación a todo el personal laboral por cuenta ajena que preste servicios en empresas o entidades del sector público o privado que desarrollen actividades que no sean consideradas como esenciales, es decir, actividades que no se encuentran dentro de las categorías analizadas previamente.

El contenido del nuevo Real Decreto presenta las siguientes particularidades:

  • No resultará de aplicación por parte de las empresas cuando estén aplicando o soliciten un ERTE, ya que esta medida es igualmente adecuada para dar respuesta a la necesidad de restringir aún más la movilidad de las personas.
  • No podrá aplicarse el permiso retribuido recuperable a las personas que se encuentren disfrutando de una baja por incapacidad temporal o aquellas cuyo contrato esté suspendido por causas legalmente previstas.
  • Tampoco será de aplicación para aquellas personas que puedan continuar realizando su actividad laboral con normal mediante teletrabajo o cualquiera de las modalidades no presenciales de prestación de servicios.
  • La retribución de las personas que se acojan a este permiso será la misma que les hubiera correspondido de estar prestando servicios con carácter ordinario, por lo que al salario base se le añadirían los complementos salariales correspondientes.
  • Tras la finalización del periodo de tiempo referido, la empresa y la representación de las personas trabajadoras, deberán negociar el modo en que se recuperarán las horas de trabajo no efectuadas, estableciéndose un plazo de siete días para la adopción de esa decisión.
  • La recuperación de las horas de trabajo se podrá hacer efectiva desde el día siguiente a la finalización del estado de alarma hasta el último día del año 2020. En cualquier caso, no podrá suponer un incumplimiento de los mínimos de descanso, tanto diarios como semanales, ni la superación de la jornada de trabajo anual.
  • Las empresas que deban aplicar este permiso podrán, en caso necesario, establecer el número mínimo de plantilla o turnos de trabajo estrictamente imprescindibles. Esta actividad se asemejará a la mantenida en festivos o en un fin de semana ordinario.

Por último, mencionar que se establece un régimen transitorio para aquellas situaciones en las que resulte imposible interrumpir de modo inmediato la actividad. De este modo, las personas trabajadoras obligadas al permiso podrán realizar su actividad laboral únicamente hoy 30 de marzo y con el único propósito de llevar a cabo las tareas imprescindibles para poder hacer efectivo el permiso retribuido recuperable. Esta medida se adopta con la finalidad de perjudicar lo menos posible la futura reanudación de la actividad laboral.

Estas son las novedades que ha generado la última reunión del Consejo de Ministros. En Baker Tilly queremos darle las gracias por la confianza depositada en nosotros y esperamos haber sido capaces de solucionar las dudas que las modificaciones legislativas actuales puedan estar ocasionándole. Quedamos a su entera disposición para futuras cuestiones.

Cookies

Baker Tilly utiliza cookies con el fin de mejorar continuamente sus servicios,  así como de mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta el uso de cookies. Para más información acerca del uso de las mismas o de cómo eliminarlas, haga clic en nuestra politica de cookies.