miércoles, 18 de marzo de 2020

Nuevas medidas excepcionales en el ámbito laboral

Como consecuencia del Covid-19, el Consejo de Ministros se ha visto obligado en los últimos días a acordar una serie de medidas excepcionales, con el objetivo de ofrecer una respuesta al sector público ante esta serie de acontecimientos de una envergadura sin igual hasta el momento.

Por ello, el pasado 10 de marzo se acordaron una serie de decisiones con el objetivo de limitar la propagación y el contagio del virus, anunciando, entre otras medidas, algunas relativas a aliviar la carga económica de las empresas en su relación con la Seguridad Social y otras enfocadas en que los trabajadores afectados por la situación puedan desempeñar su trabajo sin agotar la prestación.

 Daniel López  
Abogado  
Email  

 

 TeresaTeresa Aranda  
Especialista  
Email  

Durante el día de ayer, 17 de marzo, el Consejo de Ministros aprobó un nuevo conjunto de medidas económicas y laborales para afrontar los efectos de esta pandemia, que han sido publicadas en el BOE de 18 de marzo de 2020 en el Real Decreto-ley 8/2020, de 17 de marzo, de medidas urgentes extraordinarias para hacer frente al impacto económico y social del COVID-19.

Os resumimos a continuación, cuales han sido las medidas laborales adoptadas:

  • Procedimientos de ERTE por causas de fuerza mayor.

Se entenderá que existe causa de fuerza mayor cuando las suspensiones de contrato y reducciones de jornada tengan su causa directa en pérdidas de actividad como consecuencia del COVID-19, incluida la declaración del estado de alarma, que impliquen suspensión o cancelación de actividades, cierre temporal de locales de afluencia pública, restricciones en el transporte público y, en general, de la movilidad de las personas y/o las mercancías, falta de suministros que impidan gravemente continuar con el desarrollo ordinario de la actividad, o bien en situaciones urgentes y extraordinarias debidas al contagio de la plantilla o la adopción de medidas de aislamiento preventivo decretados por la autoridad sanitaria, que queden debidamente acreditados.

En todos esos casos, se podrá tramitar el ERTE fundamentado en causas de fuerza mayor, que en líneas generales es un mecanismo que simplifica los requisitos habituales, teniendo solo que remitir a la autoridad laboral un informe que vincule su solicitud con las medidas del Gobierno que le han perjudicado, sin necesidad de abrir un periodo de consultas para negociar con los empleados. Además, se podrá aplicar con fecha retroactiva desde el momento que se produjo la causa de fuerza mayor.

La autoridad laboral deberá emitir resolución expresa para constatar si existe o no fuerza mayor en un plazo máximo de 5 días.

Además, e importante aclaración, si no existe representación de trabajadores en la empresa, no será necesario designar una ad hoc.

Con esta medida se intenta priorizar la suspensión de los contratos y la reducción de la jornada, en pos de los despidos, pretendiendo que las empresas opten por estas medidas en lugar de los más habituales recortes de plantillas.

  • Agilización de los procedimiento de ERTE por causa económica, técnica, organizativa y de producción

En caso de no existir representante de la empresa, se deberá de constituir comisión representativa en un plazo máximo de 5 días. Dicha comisión podrá estar integrada por los sindicatos más representativos del sector al que pertenezca la empresa o en su defecto por tres trabajadores de la propia empresa, elegidos según lo establecido en el artículo 41.4 ET.     

Además, el periodo de consultas entre empresa y comisión representativa se reduce de 15 a 7 días, y el informe de la Inspección de Trabajo deberá ser evacuado en el plazo improrrogable de 7 días.

  • Exoneración de la cotización durante ERTE fundamentado en causa de fuerza mayor.

              Se exonera a la empresa del abono de las cotizaciones a cargo de la empresa cuando el        ERTE sea motivado por causas de fuerza mayor.

  • Flexibilización del cobro del paro
  1. Para empleados que estén en situación de ERTE

Se reconocerá la prestación por desempleo a todas las personas que estén afectadas por un ERTE (independientemente de si está o no fundamentado en fuerza mayor).

Además, no se computará el tiempo que perciban la prestación por desempleo durante este periodo a efectos de consumir los periodos máximos de precepción establecidos.

  1. para los autónomos.

El gobierno ha optado por flexibilizar el acceso a la prestación por desempleo de los autónomos, así pues, tendrán derecho a la prestación extraordinaria por cese de actividad los trabajadores por cuenta propia o autónomos, cuyas actividades queden suspendidas, o, en otro caso, cuando su facturación en el mes anterior al que se solicita la prestación se vea reducida, al menos, en un 75 por ciento en relación con el promedio de facturación del semestre anterior.

La prestación extraordinaria por cese de actividad tendrá una duración de un mes, ampliándose, en su caso, hasta el último día del mes en el que finalice el estado de alarma, en el supuesto de que este se prorrogue y tenga una duración superior al mes. El tiempo de su percepción se entenderá como cotizado y no reducirá los períodos de prestación por cese de actividad a los que el beneficiario pueda tener derecho en el futuro.

Somos conscientes de que son momentos complicados que requieren medidas hasta ahora sin precedentes. Por ello, en Baker Tilly nos proponemos ser la mejor fuente de información posible para que podáis acudir a nosotros en situaciones que, como la de ahora, requieren un gran esfuerzo por parte de todos.

Cookies

Baker Tilly utiliza cookies con el fin de mejorar continuamente sus servicios,  así como de mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta el uso de cookies. Para más información acerca del uso de las mismas o de cómo eliminarlas, haga clic en nuestra politica de cookies.