viernes, 29 de abril de 2022

Cambio de criterio en relación con el IVA en la cesión de vehículos a los empleados

El pasado 22 de febrero de 2022, el Tribunal Económico-Administrativo Central (TEAC) se pronunció en su resolución 03161/2019 cambiando el criterio que hasta ahora se venía aplicando con respecto a la cesión de vehículos a los empleados de la empresa.

La cuestión nace de una regularización de IVA a una compañía que, entre otras cosas, afectaba a las cuotas del impuesto devengado, de la cesión de uso de vehículos a determinados empleados por cuenta ajena y a un consejero para fines particulares, considerando las autoridades fiscales en dicha regularización que, de acuerdo con el artículo 11. Dos de la Ley de IVA, dicha cesión se circunscribía en una prestación de servicios onerosa y, por tanto, se encontraba sujeta a IVA. Este es el criterio que históricamente se venía aplicando.

La compañía no había repercutido dicho IVA proporcional a su utilización para fines particulares, a sus empleados ni al consejero, cuya imputación a uso particular era al 100% por la naturaleza mercantil de su contrato.

Ante la liquidación, la compañía disconforme, interpuso reclamación económico-administrativa ante el TEAC, argumentando las condiciones que una entrega de bienes o prestación de servicios a efectos de IVA debía de reunir en línea con sentencias del TJUE (sentencias de 1 de abril de 1982, asunto C-89/81, Hong-Kong Trade Development Council, de 3 de marzo de 1994, asunto C-16/93, y sentencia de 16 de septiembre de 2020, asunto C-528/19, Mitteldeutsche Hartstein-Industrie AG), en las que se exige que exista un vínculo entre la entrega o la prestación y la contraprestación recibida por quien la práctica.

Asimismo, solo sería una operación onerosa si hay una contraprestación con valor subjetivo, y esta onerosidad no se entiende cumplida simplemente por el mero hecho que a efectos de IRPF se tenga dicha operación como retribución en especie.

Por tanto, los criterios del TJUE para la onerosidad serían los siguientes:

  • Que el empleado pague por ello.
  • Que al empleado le sea detraído de su salario a cambio de la prestación concedida.
  • El empleado deba elegir entre distintas ventajas de acuerdo con el contrato, y la elección de una de ella implique la renuncia aparte de su salario en metálico.
  • Que una parte de su trabajo como empleado pueda considerarse como contraprestación por el bien o servicio recibido y estar así recogido expresamente en el contrato.

En esta cuestión, por cuanto no se puede demostrar que la compañía obtenga una contraprestación valorable económicamente por la cesión de vehículos a determinados empleados, se entiende que no hay onerosidad y no sujeción a IVA, modificando, por tanto, el criterio que hasta ahora se venía aplicando de sujeción al IVA de la cesión de vehículos a los empleados, en cualquier caso.

Autora: Lola Botija

Cookies

Baker Tilly utiliza cookies con el fin de mejorar continuamente sus servicios,  así como de mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta el uso de cookies. Para más información acerca del uso de las mismas o de cómo eliminarlas, haga clic en nuestra politica de cookies.