Catalonia Flag United Kingdom Flag Spain Flag

¿Se pueden contratar Estudiantes extranjeros?
Se acerca Septiembre y cada vez son más los jóvenes extranjeros estudiantes que deciden venir a nuestro país para continuar con su formación académica. En muchos casos estos jóvenes extranjeros quieren trabajar compatibilizando su tiempo lectivo con el trabajo y otras veces son las propias Universidades o Centros de estudios, quienes ofrecen convenios entre el propio centro, el estudiante y la empresa para ejercer tareas como “becarios” ampliando con ello su formación académica.
Pero ¿cuál es la diferencia entre un becario y otro tipo de relación laboral?
Consideramos de gran interés para la empresa aclarar esta diferenciación, ya que es muy posible que se estén planteando nuevas incorporaciones a su equipo de personas para el próximo año, y el desconocimiento de la norma vigente muchas veces nos lleva a no aprovechar el abanico de posibilidades de contratación para jóvenes que la Ley en vigor nos ofrece.
Becario: La finalidad de la “beca” es la de facilitar el estudio del becario encaminándolo a su propia formación, adquiriendo los conocimientos prácticos de los estudios que está cursando.
Diversa jurisprudencia, ha venido a aclarar las falsas situaciones de los becarios que, siendo contratados por la empresa bajo esta modalidad, lo que en realidad están realizando son trabajos administrativos o de otro tipo, que redundan en el beneficio del empresario, sin cumplir con la obligación que el convenio de beca firmado con la Universidad pretende, como es su formación práctica, considerándose como parte del ciclo formativo del alumno.
¿Debe cotizar a la Seguridad Social? El R.D. 1493/2011 de 24 de octubre, dispone en su artículo 1 la asimilación a trabajadores por cuenta ajena a los becarios, siendo por tanto incluido en el Régimen General de la Seguridad Social, pero con la exclusión de la protección por desempleo, fondo de garantía salarial ni formación, debido a que la cuantía percibida en el desarrollo de las prácticas no posee naturaleza salarial, según recoge el citado R.D. 1493/2011, en desarrollo de lo previsto en la disposición adicional tercera de la Ley 27/2011, de 1 de agosto, sobre actualización, adecuación y modernización del sistema de la Seguridad Social, y las personas que realicen prácticas no laborales al amparo de lo dispuesto en el Real Decreto 1543/2011, de 31 de octubre.
La duración de estos convenios suele ser de corta duración, siendo habituales periodo de 3 a 6 meses, si bien pueden ser también más largo siempre que su duración encaje dentro del programa formativo de la universidad o centro de estudios.
Remuneración: Lo normal es que la empresa remunere al estudiante con un tipo de indemnización para cubrir gastos como el desplazamiento (que está sujeta a la retención del 2% para el becario).
Jornada: Normalmente las jornadas realizadas son entre 4 y 5 horas diarias en las instalaciones de la empresa.
El becario por tanto como tal, sigue siendo un estudiante. De ahí que un estudiante extranjero de un tercer país, no perteneciente a la U.E., poseedor de una tarjeta de estudiante no precisa de ningún otro tipo de autorización para poder realizar dichas prácticas académicas.
Trabajador por cuenta ajena: Seguimos refiriéndonos en todos los casos a situaciones de estudiantes extranjeros de terceros países, no pertenecientes a la U.E., que quieran trabajar para completar su poder adquisitivo durante su tiempo de permanencia en España como estudiante, teniendo siempre en cuenta que los emolumentos obtenidos de dicha prestación laboral, no deben ser su medio de vida, sino un complemento a su situación económica, ya que previamente ya habrá demostrado que posee de medios de vida suficientes para su sustento durante el tiempo destinado a cursar sus estudios y a la vigencia de su tarjeta de estudiante (un año).
¿Qué debe hacer la empresa para poderles contratar? La empresa que esté interesada en contratar a un estudiante extranjero deberá solicitar ante el Departamento correspondiente, la preceptiva AUTORIZACION PARA TRABAJAR, que estará sujeta a la duración de la tarjeta de estudiante concedida.
Dicha Autorización para trabajar solo se concede siendo su horario compatible con el horario lectivo del estudiante y normalmente se suele hacer a media jornada.
En caso de que por la dedicación lectiva de los estudios, permitiera la contratación a jornada completa, la duración del contrato se limitaría a la mitad del periodo de duración de la tarjeta de estudiante. Es decir, si la jornada es de 4 horas la autorización se podrá conceder por un año (siempre sujeto a la finalización de la tarjeta de estudiante); si la jornada se pacta en 8 horas, tan solo será autorizada por 6 meses o la mitad de la duración de la tarjeta de estudiante.
El trabajo a realizar no tiene por qué ser de la misma naturaleza de los estudios cursados, ya que no se pretende con ello que sea un trabajo formativo. Puede ser en cualquier actividad.
La cotización a la Seguridad Social será la misma que para un trabajador cualquiera y la relación es totalmente laboral.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies