Propiedad Intelectual, Patentes y Marcas, Competencia Desleal

Propiedad Intelectual, Patentes y Marcas, Competencia Desleal
Messi imparable dentro y fuera del campo

Pocos saben que el jugador del FC Barcelona Lionel Messi en 2011 solicitó el registro de una Marca de la Unión Europea para, entre otros, ropa deportiva y software-juegos de ordenador, con el siguiente gráfico.

Posteriormente, igualmente en 2011 los titulares de las marcas anteriores MASSI se opusieron a dicho registro, alegando un riesgo de confusión por la similitud entre ambos signos y los productos/servicios protegidos. En un primer momento, la Oficina Europea de Propiedad Intelectual (EUIPO) estimó íntegramente las peticiones de los titulares de MASSI por lo que denegó la inscripción de la marca solicitada por el jugador argentino, al contrario que Cristiano Ronaldo, que tiene hasta 5 marcas distintas registradas en la EUIPO. No obstante, Leo Messi ha demostrado una vez más que no da un partido por perdido y, queriendo llegar hasta el final, en un recurso ante el Tribunal General de la Unión Europea (TG),  acabó obteniendo la razón el pasado mes de abril, al entender dicho tribunal principalmente que el renombre del apellido de Leo Messi hace que sea improbable que el consumidor no relacione la marca MESSI con el apellido del jugador, al ser los productos protegidos por los distintivos enfrentados precisamente artículos y prendas de vestir de carácter deportivo. En consecuencia concluye que, aunque las marcas MESSI y MASSI sean muy similares, las diferencias conceptuales entre las mismas son tales que se neutralizan las similitudes gráficas y fonéticas y, sobre todo, que una parte significativa del público pertinente asociará el término “Messi” al apellido del célebre jugador de fútbol y, en consecuencia, percibirá el término “Massi” como un término conceptualmente diferente. Este caso ilustra a la perfección la importancia del aspecto conceptual de una marca que, aun habiendo marcas similares en un grado muy alto, puede ser determinante a la hora de excluir un riesgo de confusión.

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

dieciseis − catorce =